2 pues por medio de él la ley del Espíritu de vida mea ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.