16 Más bien, dejen caer algunas espigas de los manojos para que ella las recoja, ¡y no la reprendan!