11 Y ahora, hija mía, no tengas miedo. Haré por ti todo lo que me pidas. Todo mi puebloa sabe que eres una mujer ejemplar.