3 El malvado hace alarde de su propia codicia;alaba al ambicioso y menosprecia al SEÑOR.