12 Pero tú, SEÑOR, reinas eternamente;tu nombre perdura por todas las generaciones.