35 Que desaparezcan de la tierra los pecadores;¡que no existan más los malvados!¡Alaba, alma mía, al SEÑOR!¡Aleluya! ¡Alabado sea el SEÑOR!a