42 Ciertamente Dios se acordó de su santa promesa,la que hizo a su siervo Abraham.