18 Somos nosotros los que alabamos al SEÑORdesde ahora y para siempre.¡Aleluya! ¡Alabado sea el SEÑOR!