31 Yo, SEÑOR, me apego a tus estatutos;no me hagas pasar vergüenza.