82 Mis ojos se consumen esperando tu promesa,y digo: «¿Cuándo vendrás a consolarme?»