6 Bendito sea el SEÑOR, que no dejóque nos despedazaran con sus dientes.