7 «Vayamos hasta su morada;postrémonos ante el estrado de sus pies».