23 Al que nunca nos olvida, aunque estemos humillados;su gran amor perdura para siempre.