5 Que la justicia me golpee,que el amor me reprenda;que el ungüento de los malvadosno perfume mi cabeza,pues mi oración está siempre en contra de sus malas obras.