15 A causa de tu reprensión, oh SEÑOR,y por el resoplido de tu enojo,alas cuencas del mar quedaron a la vista;¡al descubierto quedaron los cimientos de la tierra!