14 Sean, pues, aceptables ante timis palabras y mis pensamientos,oh SEÑOR, roca mía y redentor mío.