8 El corazón me dice: «¡Busca su rostro!»aY yo, SEÑOR, tu rostro busco.