6 Cuando me sentí seguro, exclamé:«Jamás seré conmovido».