3 ¡el corazón me ardía en el pecho!Al meditar en esto, el fuego se inflamóy tuve que decir: