9 Y le digo a Dios, a mi Roca:«¿Por qué me has olvidado?¿Por qué debo andar de lutoy oprimido por el enemigo?»