25 Estamos abatidos hasta el polvo;nuestro cuerpo se arrastra por el suelo.