20 A pesar de sus riquezas, no perdurana los mortales;al igual que las bestias, perecen.