5 Allí los tienen, sobrecogidos de miedo,cuando no hay nada que temer.Dios dispersó los huesos de quienes te atacaban;tú los avergonzaste, porque Dios los rechazó.