4 Pero Dios es mi socorro;el Señor es quien me sostiene,