3 Los malvados se pervierten desde que nacen;desde el vientre materno se desvían los mentirosos.