3 ¡Mira cómo me acechan!Hombres crueles conspiran contra mísin que yo, SEÑOR, haya delinquido ni pecado.