2 Tenme compasión, SEÑOR, porque desfallezco;sáname, SEÑOR, que un frío de muerte recorre mis huesos.