8 ¡Apártense de mí, todos los malhechores,que el SEÑOR ha escuchado mi llanto!