3 Díganle a Dios:«¡Cuán imponentes son tus obras!Es tan grande tu poderque tus enemigos mismos se rinden ante ti.