2 Que desaparezcan del todo,como humo que se disipa con el viento;que perezcan ante Dios los impíos,como cera que se derrite en el fuego.