29 Y a mí, que estoy pobre y adolorido,que me proteja, oh Dios, tu salvación.