18 En verdad, los has puesto en terreno resbaladizo,y los empujas a su propia destrucción.