26 Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu,apero Dios fortaleceb mi corazón;él es mi herencia eterna.