22 Levántate, oh Dios, y defiende tu causa;recuerda que a todas horas te ofenden los necios.