51 Tus enemigos, SEÑOR, nos ultrajan;a cada paso ofenden a tu ungido.