5 Ante el SEÑOR, dueño de toda la tierra,las montañas se derriten como cera.