23 El que escucha la palabra pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo