10 Al que cause divisiones, amonéstalo dos veces, y después evítalo.