18 Alcé la vista, ¡y vi ante mí cuatro cuernos!