10 Sobre la casa real de David y los habitantes de Jerusalén derramaré un espíritua de gracia y de súplica, y entonces pondrán sus ojos en mí. Harán lamentación por el que traspasaron, como quien hace lamentación por su hijo único; llorarán amargamente, como quien llora por su primogénito.