2 »En aquel día arrancaré del país los nombres de los ídolos, y nunca más volverán a ser invocados —afirma el SEÑORTodopoderoso—. También eliminaré del país a los profetas y la impureza que los inspira.