12 Porque como la mujer es del varón, así también el varón es por la mujer: empero todo de Dios.