32 Resuene la mar, y la plenitud de ella: Alégrese el campo, y todo lo que contiene.