4 Y la moza era hermosa, la cual calentaba al rey, y le servía: mas el rey nunca la conoció.