10 Y como los sacerdotes salieron del santuario, la nube hinchió la casa de Jehová.