12 Y los que no morían, eran heridos de hemorroides; y el clamor de la ciudad subía al cielo.