15 Porque para Dios somos buen olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden: