3 Que si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto: