2 Y por esto también gemimos, deseando ser sobrevestidos de aquella nuestra habitación celestial;