12 Porque si primero hay la voluntad pronta, serĂ¡ acepta por lo que tiene, no por lo que no tiene.